Podem/Podemos

Crisi de les cures: cap a una economia feminista

La presentació, celebrada a Begues el 13 d’abril de 2015 en el marc de l’III Escola Anticapitalista, realitza una introducció teòrica a les propostes de l’economia feminista, fa un recorregut al que des del feminismes s’ha anomenat crisi de les cures i, a continuació, reflexiona críticament sobre el document elaborat per María Pazos y Bibiana Medialdea “Reorganizar el sistema de cuidados: condición necesaria para la recuperación económica y el avance democrático”. El principal objectiu és seguir obrint debats sobre les alternatives que des de l’esquerra i els feminismes es poden plantejar entorn l’organització social, econòmica i política de les cures.

Capgirem Catalunya per transformar Espanya i viceversa

Sandra Ezquerra. Si algú segueix creient a aquestes alçades que el procés sobiranista català equival a les sibil·linament contradictòries declaracions a les que Artur Mas ens té acostumats va profundament errat. El procés es caracteritza no només per la seva autonomia de les institucions catalanes sinó també per la seva profunda pluralitat interna. En ell hi conviuen convergents i cupaires; sectors que volen la independència perquè “Madrid ens roba” i d’altres per evitar les retallades; catalano-parlants i els que no ho són; persones que volen trencar amb l’Estat espanyol sense qüestionar el model socioeconòmic en el que vivim i d’altres que veuen en l’actual conjuntura històrica una gran oportunitat per a que el debat sobre el futur polític de Catalunya faciliti posar sobre la taula el paradigma econòmic pel que es regeix no només Catalunya sinó també l’Estat espanyol, Europa i el món.

Jo em trobo en aquest darrer grup. Malgrat que cada cop esdevé més impopular dir aquestes coses a Catalunya, confesso que fins fa un parell d’anys no em considerava independentista. De fet encara no m’hi considero però si més no, si ara tingués l’opció de votar optaria sense cap tipus de dubte pel Sí-Sí. Malgrat això, dic que no sóc independentista perquè per a mi la independència de Catalunya en si mateixa no té gran valor sinó que el té com a mitjà per transformar l’actual estat de coses. Treballo per un procés constituent a casa meva no només perquè estic convençuda que hem de capgirar-la sinó també, i potser sobretot, perquè crec que el model constitucional espanyol del 78 està esgotat. Parteixo de la premissa que tant Catalunya com l’Estat espanyol necessiten ser canviades de soc arrel i treballo amb la hipòtesi que és impossible capgirar cap de les dues sense alterar l’altra.

En l’entrevista realitzada ahir per Vilaweb a Íñigo Errejón el membre de Podemos afirmava que “la qüestió de Catalunya és una qüestió espanyola” en el sentit que sense obrir el cadenat de la constitució de 1978 i posar sobre la taula la discussió sobre l’articulació territorial i la llibertat és molt difícil que unilateralment algú pugui exercir el dret a decidir. Això passa per un canvi en la correlació de forces en l’Estat espanyol el qual, entenc, es troba íntimament relacionat amb l’espectacular ascens de Podemos en els darrers mesos i les seves esperançadores expectatives de cara a les properes eleccions generals.

Si bé estic d’acord amb Errejón, em preocupa la unilateralitat en ambdues direccions. M’explico. Pel que fa a Catalunya, un dels principals perills és la creença de la possibilitat d’avenç del procés sobiranista de manera desitjablement autista vers el que passi a la resta de l’Estat espanyol. Els catalans i les catalanes, segons aquest relat, hem de fer pinya en allò que ens uneix (ser catalanes i catalans) per aconseguir la independència front l’enemic extern. És a dir: l’enemic és fora i qualsevol intent d’assenyalar problemes interns és titllat d’amenaça i fins i tot traïció a la unitat nacional i, per tant, a la causa sobiranista. És aquest un discurs que Convergència i Unió ha estat particularment interessada en fomentar, ja que identifica una única font de malestar social (el tarannà antidemocràtic del govern espanyol) i emmascara altres qüestions de gran rellevància, com ara les retallades de drets i serveis o la priorització dels pagaments bancaris per sobre de la despesa social que el govern d’Artur Mas ve imposant sobre la població de Catalunya en els darrers quatre anys.

Existeix també una unilateralitat en la direcció contrària: l’afirmació més o menys explícita des de l’esquerra espanyola sobre la necessitat de llançar un procés constituent  que acabi amb el règim espanyol fruit dels pactes del 78, així com amb el corrupte bipartidisme que l’ha caracteritzat des de llavors. Aquesta postura recorda a la d’Errejón a l’entrevista a Vilaweb en el sentit que es veuria el procés català com a subordinat a l’estatal i negaria el potencial rupturista (en clau nacional però també democràtica) del primer.

Aquest fals (des del meu punt de vista) dilema va tenir una escenificació ben il·lustrativa el dia de l’abdicació de Juan Carlos de Borbón quan en la concentració de Barcelona s’erigien dues ànimes en racons oposats de plaça Catalunya: la que cridava “independència!” i la que responia “¡Mañana España será republicana!”. Aquestes dues ànimes no només no es tocaven, no es miraven, no s’escoltaven, sinó que a més competien entre elles per marcar l’eslògan dominant de la convocatòria.

Enmig d’aquest ball estèril, els i les que volem decidir sobre tot, els i les que creiem en un Sí-Sí transgressor, els que volem que Catalunya sigui una república de i per a les majories però també Espanya; els i les que creiem en el dret del poble català a viure en llibertat però en el de la resta de pobles de la península ibèrica i del món també, considerem que les dues ànimes són complementàries i tenen l’obligació de treballar de manera paral·lela. No ens servirà una alteració en la correlació de forces a escala estatal si aquesta no realitza un qüestionament del (sovint invisibilitzat) nacionalisme espanyol homogeneïtzador i antidemocràtic, com tampoc no ens servirà un procés sobiranista en clau exclusivament catalana que, lluny d’embestir contra la totalitat de l’edifici podrit de l’Estat espanyol es limiti a reformar el 3er 2ª o, com diria Arcadi Oliveres, a canviar la “c” per la “ç”. Igual de fútil seria promoure un procés constituent català mirant-nos el melic del patriotisme neo-pujolià com impulsar una Tercera República que repeteixi tots els enganys, concessions i promeses incomplertes de la Segona República i la Restauració Borbònica de la Transició sobre el dret a l’autodeterminació dels pobles. El que ens mou no és la pàtria sinó la justícia. No esperem a arribar al final del trajecte per recordar-ho.

Així doncs, i tornant a les declaracions del dirigent de Podemos, és cert que “la qüestió de Catalunya és una qüestió espanyola” però no ho és menys que “la qüestió d’Espanya és una qüestió catalana”. Si del que estem ambiciosament parlant és d’assaltar el poder per transformar la nostra realitat, treballem per a que els diferents processos en marxa convergeixin per enfortir-se mútuament, per multiplicar-se, per escoltar-se, per respectar-se. Defensar aquesta postura, apostar pel ball dialèctic de les dues ànimes, no és, en els temps que corren, gaire ben vist en cap de les dues ribes de l’Ebre. Tanmateix, resulta imprescindible que ni el Sí-Sí d’esquerres ni la lluita contra la casta espanyola no hi renunciïn ja que, com sempre hem repetit, la lluita per la democràcia no s’atura en les fronteres i el dret a decidir no ha tingut mai copyright.

Querido demócrata español

Sandra Ezquerra | El proceso soberanista catalán ha arrojado luz sobre una contradicción mal cabalgada por una parte importante del progresismo español. El apoyo de la izquierda, estandarte histórico de la lucha por los derechos y las libertades colectivas, a la celebración de la consulta en Catalunya ha estado en los últimos años marcado por la tibieza, e incluso no han faltado voces entre sus filas que han embestido contra ella. Las principales razones esgrimidas han sido que el proceso soberanista se encuentra desde sus inicios hegemonizado por la derecha catalana y responde de manera inequívoca a sus intereses. Siguiendo esta lógica, el gobierno de Artur Mas estaría utilizando la consulta para camuflar sus políticas antisociales, políticas muy parecidas a las impuestas por el Partido Popular desde el gobierno español, y el apoyo de ciertos sectores de la izquierda catalana al proceso soberanista estaría favoreciendo la agenda política, social y económica de las clases dominantes, yendo en contra, de esta manera, de las reivindicaciones históricas de las izquierdas.

Ante esta posición resulta necesario realizar dos consideraciones. En primer lugar, y dando momentáneamente por buena la afirmación de que el proceso catalán se encuentra liderado por la derecha, me resulta difícil comprender la debilidad del apoyo a un derecho que, como el de la audeterminación, goza de una inequívoca condición democrática. Si aceptamos, tal y como la izquierda ha hecho históricamente por lo menos sobre el papel, el axioma de que una comunidad debería tener derecho a decidir sobre su propio futuro, la única postura coherente resultante es, independientemente de quién capitanee el rumbo de dicho proceso, defender sus concreciones prácticas en contextos geográficos, políticos, históricos, culturales y económicos específicos. La Catalunya contemporánea no es, por supuesto, ninguna excepción. Sorprende la justificación de la desafección reinante entre la izquierda española hacia el proceso soberanista catalán por la supuesta hegemonía de la derecha ya que, la impulse quién la impulse, una reivindicación democrática, democrática es.

El debate, sin embargo, deviene aún más complejo. No cabe duda de que Convergència i Unió ha aprovechado la crisis económica y el descontento social resultante para reforzar sus posiciones en relación a la cuestión nacional, de la misma manera que llevan más de dos años utilizando el sentimiento soberanista de la sociedad civil catalana para desviar la atención de ésta de los profundos recortes sociales que le han sido impuestos en los últimos años y contra los que, antes del estallido soberanista de 2012, salió de forma masiva a las calles y plazas de todo el país. La crisis, a su vez, tal y como afirma Carlos Taibo, ha contribuido a generar un escenario de alejamiento y descrédito de la ciudadanía hacia las instituciones españolas, descrédito favorecido también por los escándalos de corrupción que han rodeado a la cúpula del Partido Popular y a la misma Casa Real (sin olvidar los protagonizados por aquellos que frecuentan el palco del Palau de la Música), así como por la incapacidad de la mayoría de los partidos herederos de los pactos de 1978 de dar respuestas a las crecientes exigencias democráticas y participativas desde mayo de 2011. Si bien todo ello juega sin duda a favor del gran apoyo ciudadano al proceso soberanista en Catalunya, no debería conducir a nadie a tratar dicho proceso y la derecha catalana como si fueran la misma cosa o aspiraran a caminar en la misma dirección.

Poco dice en realidad de la izquierda española su caracterización de la ciudadanía de Catalunya, y más concretamente de la izquierda catalana, como si no supiéramos quién es Artur Mas y nos estuviéramos dejando manipular de manera inocente por él y sus compadres. Ante tal despropósito y condescendencia, empieza a ser urgente que desde el oeste y el sur del Ebro se entienda que el proceso soberanista catalán, lejos de ser monolítico, se encuentra lleno de pluralidad y tensiones. No sólo no ha sido hegemonizado nunca por Convergència i Unió, sino que Artur Mas lleva dos años arrastrado por un tsunami ciudadano que en vano ha intentado hacer suyo, y su partido no ha dejado de perder apoyo social y electoral desde el año 2012 a favor de una fuerza como Esquerra Republicana de Catalunya. En el mismo período han surgido nuevos movimientos sociopolíticos con vocaciones electorales mayoritarias, como el Procés Constituent, Guanyem Barcelona o el mismo Podem, que, lejos de apostar por un seguidismo acrítico al soberanismo transversal del Govern, han sido capaces de identificar en el actual contexto una oportunidad para vincular las reivindicaciones nacionales con otras de carácter social y democrático. Las encuestas electorales muestran además que esta defensa del derecho a decidir desde las izquierdas no se limita a siglas partidistas cuando anticipan que una confluencia de todas ellas podría situarlas, en próximas convocatorias electorales, en el primer o segundo puesto de las principales instituciones catalanas.

Frente a este escenario cruzo los dedos para que la izquierda española se sitúe a la altura de las circunstancias y tenga mucho valor. Los cruzo para que tenga el coraje, en primer lugar, de autoexaminarse de manera honesta y, en lugar de rebatir las aspiraciones nacionales de sus camaradas catalanes con purismos ideológicos, se pregunte hasta qué punto no está cayendo en ese nacionalismo del que últimamente nunca se habla, el español, que, al igual que el catalán, nacionalismo es, pero, a diferencia de aquél, niega el derecho a la autodeterminación. La historia nos ha enseñado con creces que el internacionalismo mal entendido no debería ser nunca coartada de patriotismos silenciosos. Cierto es que la derecha catalana no ha sido nunca solidaria, pero tampoco lo ha sido la española. ¿Acaso no barren las dos para casa sea en forma de fronteras, de sobres y/o de bolsillos? ¿Acaso no defienden las dos a sus castas más aún de lo que defienden sus banderas?

En segundo lugar, ojalá la izquierda estatal sea capaz de diagnosticar la pluralidad política y social del soberanismo catalán y comprender, de esta manera, que las reivindicaciones nacionales permiten en estos momentos en Catalunya abrir un debate sobre el modelo de país, debate en el que la derecha se encuentra profundamente incómoda y que la izquierda aprovecha para poner sobre la mesa reivindicaciones sociales y democráticas por las que lleva años batallando. En tercer lugar, espero que la izquierda española dé apoyo a todos los espacios sociales y políticos progresistas que ahora mismo en Catalunya ven la centralidad de la cuestión nacional como una oportunidad para vincular libertades democráticas con derechos sociales y económicos; espacios que, como bien expone Jaime Pastor, parten del demos y no del etnos; buscan contribuir a la profundización del conflicto centro-periferia en aras de poner en jaque a un régimen español putrefacto y en vías de descomposición; y se empeñan en empujar en la misma dirección y con las mismas aspiraciones que los y las demócratas del resto del Estado español: deslegitimar a un gobierno español de raíces, talantes y comportamientos antidemocráticos, contribuir al inicio de una ruptura constituyente desde los márgenes y conquistar la soberanía real y plena para todo el mundo.

Es por todo ello que te pido a ti, querido demócrata español que me lees, que no nos dejéis solos. Ahora más que nunca necesitamos que seáis nuestra voz y nuestros puños levantados. Necesitamos que rompáis el monopolio que el Partido Popular y amplios sectores del Partido Socialista Obrero Español creen ostentar sobre una España unida, intolerante, sorda. Mostradles, como nosotros hacemos, las otras Españas: las Españas rebeldes, las Españas que saben escuchar, las Españas diversas, las Españas demócratas. La tensión política entre el gobierno español y amplios sectores del pueblo de Catalunya se intensifica y no cabe duda de que en las próximas semanas hará estallar más de un termómetro. Queremos votar y tenemos todo el derecho. No hay duda de que habrá muchas más probabilidades de que podamos hacerlo si rompéis vuestro silencio y, no cabe duda tampoco de que nuestro voto, nuestra rebeldía y nuestro grito harán más plausibles los vuestros. El rival es común. Nosotras y nosotros nunca lo hemos olvidado. Espero que no lo hagas tú tampoco.

Artículo aparecido en Público el 14/9/2014

Hundamos el régimen, ganemos el mundo

Sandra Ezquerra, Profesora de la Universitat de Vic y miembro del Procés Constituent

Teresa Rodríguez, Profesora de secundaria y eurodiputada por Podemos

En la última media década hemos pasado de una crisis económica a una crisis política gestada durante más de tres años de movilización social ante las políticas de recortes sociales, la indiferencia de los gobiernos ante las reivindicaciones de la calle, el estallido del proceso independentista catalán, la crisis de la izquierda institucional (léase PSOE), el creciente descrédito de los pactos forjados en la Transición o los escándalos de corrupción que han rodeado tanto al Partido Popular como a la casa real y a otros actores de referencia del Régimen del 78 como Convergència i Unió, el propio PSOE o UGT.

Todo ello, en el marco de un brutal empeoramiento de las condiciones de vida de la población, nos ha hecho desembocar a su vez en una verdadera crisis de legitimidad del sistema económico y, en última instancia, una crisis de régimen. Los datos no mienten: según el Barómetro del CIS de marzo de este año, más de dos tercios de la población del Estado español considera la situación política actual como mala o muy mala y un porcentaje aún mayor no espera que ésta vaya a mejorar a corto plazo. También más de dos tercios de la ciudadanía considera a los y las políticas en general, los partidos políticos y la política, por un lado, y la corrupción y el fraude, por el otro, como dos de los principales problemas existentes actualmente en el Estado español.

Las elecciones europeas del pasado mes de mayo resultaron ser la primera traslación electoral de esta dinámica, ya que marcaron sin duda el principio del fin del bipartidismo y comportaron la irrupción de lo que a estas alturas puede ser una pesadilla para el sistema tradicional de partidos: Podemos. Otras experiencias de enmienda a la totalidad de la vieja política las han constituido el Procés Constituent, impulsado hace más de un año por Teresa Forcades i Arcadi Oliveres, la Plataforma Guanyem Barcelona, nacida en las últimas semanas con el objetivo de instaurar la nueva política en la segunda ciudad más importante del Estado, o el modelo de representación institucional de las CUP. A pesar de que existen diferencias nada desdeñables entre las iniciativas, todas ellas comparten un doble objetivo: sacar a las mayorías sociales de la marginalidad mediante nuevas formas de hacer política y, frente a la hegemonía neoliberal y neofranquista que nos ha asfixiado en las últimas décadas, construir nuevos contrapoderes con vocación de ser mayoritarios en lo político, en lo electoral y en lo institucional.

Ahora bien, que el régimen esté perdiendo legitimidad no significa que no vaya a hacer todo lo posible para recuperarla. Todavía tienen margen de maniobra y, además, disponen del control del poder económico, institucional y mediático. El recambio de Juan Carlos I por Felipe VI ha constituido un verdadero ejercicio de maquillaje político,  Mariano Rajoy promete regeneración democrática a quien le quiera escuchar y los candidatos a substituir a Rubalcaba en la Secretaría General del PSOE han competido en carencias: tanto de ideas nuevas como en carisma. En su versión más desesperada, el viejo régimen político se autoerige de forma cada vez más esperpéntica y menos creíble como la única alternativa democrática posible ante el supuesto ADN estalinista, etarra o utópico de los nuevos protagonismos.

En este escenario es imprescindible que los y las de abajo no dejemos de empujar. No es sólo el modelo de Estado lo que está en juego, sino todo un sistema político, económico y social, y ello exige que la apertura de una dinámica constituyente sea en estos momentos nuestra exigencia básica. Una cuestión clave será el encaje de las aspiraciones democráticas del pueblo del conjunto del Estado español con las de los pueblos de Catalunya, Euskal Herria y Galicia. Hay, en este sentido, un doble error simétrico a evitar. Por un lado, evitar plantear como salida a la actual situación la fórmula de un proceso constituyente en singular desde el centro del Estado o la demanda de una III República española. Ello no garantizaría respuestas satisfactorias al proceso soberanista catalán ni tampoco permitiría ahondar en las grietas abiertas en la periferia para poner definitivamente en jaque a una segunda restauración borbónica. El error opuesto consistiría en desentenderse desde Catalunya de la crisis del régimen español y limitarse a buscar una mera acumulación de fuerzas en territorio catalán a favor de la independencia. Ello no permitiría aprovechar las oportunidades políticas que la crisis general del régimen abre para el proceso catalán ni utilizar a este último para asestar un golpe definitivo al primero; confrontaría además al pueblo de Catalunya con el resto de pueblos del Estado, situándolos artificialmente en posiciones antagónicas; empujaría a la ciudadanía catalana, finalmente, a una lógica de unidad patriótica bajo la decadente hegemonía de Convergència i Unió en la que los derechos sociales se evaporan con la promesa de que volverán en un futuro imaginario en el que Madrid habrá dejado de robar a Catalunya.

Ante las cegueras de ambos nacionalismos que, se presenten de forma visible o no, nacionalismos son, se trata, por el contrario, de reivindicar la perspectiva de procesos constituyentes independientes pero coordinados entre sí con el objetivo de reforzarse en su búsqueda común de un nuevo orden democrático, justo y solidario.

Los cambios constituyentes pueden ser procesos democratizadores o todo lo contrario y, ante los intentos de los de arriba de seguir manteniendo el poder en muy pocas manos, ante su voluntad de deslegitimarnos y criminalizarnos, el resto debemos trabajar para que la voluntad de ruptura con un régimen dominado por castas, élites y oligarquías cobre cada vez más actualidad y se generalice como sentido común compartido por las mayorías. Ante la gran urgencia de los de arriba por recomponerse deviene cada vez más necesario construir y articular una gran capacidad de respuesta desde abajo: capacidad de respuesta cuyo principal objetivo sea transformar las relaciones de poder —dentro y fuera de las instituciones— y que genere una oleada de politización y participación políticas sin las cuales no es posible abrir horizontes de cambio real.

Las ventanas de oportunidad política no suelen abrirse dos veces en una misma generación ni permanecen abiertas demasiado tiempo. Tarde o temprano la crisis institucional se cerrará en una dirección u otra y el gran reto que tenemos aquellos y aquellas comprometidas con la justicia social es estar a la altura de las circunstancias y garantizar que el cierre sea favorable a la mayoría, que arranque por fin victorias a quienes nos roban la vida en los consejos de gobierno hasta que consigamos desalojarlos del poder. Sin prisa pero sin pausa, toca inventar nuevas maneras de hacer política en aras de desprofesionalizarla, hacerla realmente accesible a la ciudadanía y convertirla en un bien común; toca establecer espacios y mecanismos horizontales, transparentes y colectivos de toma de decisión.

Toca también pensar en ganar. En ganar Barcelona, en ganar Madrid, en ganar Europa, ¡en ganar el mundo! No es el momento de seguir el partido con falsa indiferencia desde el banquillo ni de contentarse con ser una minoría sin incidencia política real en los acontecimientos. No es el momento tampoco de permanecer en la placentera familiaridad de las rutinas de las organizaciones, de las tradiciones, de las poltronas, de los cargos. No es el momento del confort ni del posibilismo.

Toca articular una mayoría social y política contraria a las políticas de recortes, de ataques a las libertades y de recentralización; una mayoría que empuje hacia la apertura de procesos constituyentes democráticos. Desde abajo y desde los márgenes. Y sobre todo, como bien dice Teresa Forcades, para embarcarnos en esta aventura toca estar dispuestos y dispuestas a hacer la revolución para después volverla a hacer: a no dejar de examinarnos; a no dejar de aprender. Porque, si nos alejamos de dogmatismos infalibles y de ilusiones mesiánicas, sabremos que nuestras respuestas, las que generemos en este apasionante proceso, nunca serán definitivas. Y sabremos que la construcción de la democracia y la justicia siempre estará incompleta. Es y será nuestra tarea de cada día.

Artículo publicado en publico.es el 29/8/2014

Audio del Foro Viento Sur “ANTE LA CRISIS DE RÉGIMEN, ¿”REGENERACIÓN” O RUPTURA DEMOCRÁTICA?”

viento sur

 

En Traficantes de Sueños, Madrid, el 24 de Junio de 2014. Con la participación de:

Germán Cano es profesor de Filosofía en la Universidad de Alcalá y participante de Podemos

Rafael Escudero es profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Carlos III

Sandra Ezquerra es profesora de Sociología en la Universidad de Vic y activista del Procès Constituent

Isidro López es economista, miembro del Observatorio Metropolitano y del Movimiento Por la Democracia