habitatge

Gamonal también tiene rostro de mujer: entrevista a Antea Izquierdo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sandra Ezquerra. Mucho se ha escrito y dicho en los últimos días del barrio burgalés de Gamonal  y de la lucha que sus vecinos y vecinas han llevado a cabo contra un proyecto de especulación urbanística lanzado por el ayuntamiento. Hemos oído hablar de descontento ciudadano, de corrupción, de contenedores quemados y de violencia. Sin embargo, mientras que muchos han interpretado los hechos de Gamonal como un atentado contra la verdadera democracia ejercida en las urnas, miles de personas en más de 40 ciudades del Estado español se han movilizado esta semana para expresar su apoyo y solidaridad con la lucha burgalesa. Han demostrado así que el episodio de Gamonal no es una cuestión meramente local sino, seguramente, sólo la punta del iceberg de un cansancio y malestar generalizados por la crisis económica y una clase política sometida a los intereses de las élites financieras. Por primera vez, además, el intento de criminalización de la protesta no ha surtido efecto y, lejos de condenar las movilizaciones, muchísima gente se ha visto reflejada en ellas. Es todo un éxito, indiscutiblemente, que la lucha ciudadana haya conseguido paralizar las obras del ayuntamiento. Pero seguramente, tal y como nos cuenta Antea Izquierdo, la verdadera victoria ha sido el proceso de autoorganización y empoderamiento populares basados en el apoyo mutuo, la pluralidad y la diversidad de voces, proceso que marcará,  sin ningún tipo de duda, un antes y un después en la ciudad de Burgos, en el barrio de Gamonal y mucho más allá.  

¿Cuál ha sido tu participación en las movilizaciones en Gamonal desde sus inicios?

Desde el principio, cuando comenzaron las asambleas vecinales y las movilizaciones participé activamente en ambas proponiendo actividades y planes en las asambleas y difundiendo y animando las movilizaciones. Participo desde hace tiempo en los movimientos sociales de Burgos y soy militante de Izquierda Anticapitalista. Además, como burgalesa, obviamente, me preocupa y me afecta todo lo que pase en la ciudad. Esta obra no se circunscribe al barrio de Gamonal sino que perjudicaría a toda la ciudad porque es una vía vertebradora.

¿Cuál es a tu parecer el detonante de una lucha tan virulenta y persistente? ¿Qué análisis haces de las causas?

En esta lucha hay que distinguir dos fases, la primera comenzó en Noviembre y fue cuando la gente se concienció en asambleas vecinales de lo que supondrían las obras del bulevar, mientras el Diario de Burgos contra-atacaba con mentiras y menospreciaba la lucha que se estaba intentando construir. Entonces ya hubo manifestaciones y actividades, a pesar de que no tuvieron repercusión mediática más allá del ámbito local. A pesar de las protestas de entonces, el ayuntamiento prosiguió con las obras. Fue entonces cuando se intentaron parar con cadenas de personas para que no entraran ni salieran los camiones de escombro y fue ahí también cuando comenzó la represión policial. Viendo como pegaban y detenían a sus vecinos la gente empezó a reaccionar en mayor medida.

Durante las movilizaciones posteriores se repetían conversaciones que llegaban a la misma conclusión: Esto no es solo por el bulevar, esto es el cansancio y la rabia de las personas ante la situación actual de corrupción, rescates a los bancos, recortes en los servicios básicos… En el barrio hay mucha juventud en paro, con pocas expectativas vitales y sin nada que perder, hartas de ver como la casta política y los caciques locales viven a su costa y hacen negocios que les afectan directamente.

¿Se hablaba de rechazo a las obras y de la reivindicación de una guardería? ¿Nos puedes hablar sobre ello?

El barrio de Gamonal es un barrio obrero, al que nunca se ha prestado atención desde las instituciones, pero actualmente con la excusa de la crisis los problemas se agravan. Al comienzo de la legislatura el PP decidió que para pagar la deuda del ayuntamiento habría que prescindir de numerosos gastos, muchos de ellos en este barrio.

El equipo de gobierno decidió que no había dinero para mantener no una, sino dos guarderías públicas, a pesar del rechazo y de las movilizaciones convocadas sobre todo por las madres del barrio, apoyadas por la Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita y por varias organizaciones de la ciudad. Finalmente las guarderías se cerraron sin dar soluciones alternativas a las personas con hijos e hijas, volviendo así a que las madres y padres con menos recursos tengan que depender de la familia al no poder pagar guarderías privadas.

Pero esto es solo una parte: Gamonal necesita que se arregle también la biblioteca del barrio, los parques para los y las niñas, etc. Y a la vez que se niega todo esto, se pretenden gastar más de 15 millones en una obra que el barrio no quiere por las razones que te he explicado y por muchas más: el miedo a los daños a las viviendas, el gasto enorme, las molestias para el tráfico y el comercio del barrio, la transformación de un barrio amable y habitable en un espacio aséptico y asocial.

¿Cuál ha sido el perfil de personas y grupos que han participado en las movilizaciones?

Los perfiles son muy variados, porque en realidad ha salido a luchar todo el barrio, desde personas mayores, la juventud, familias con niñas y niños… La lucha se esté construyendo conjuntamente y las organizaciones, partidos y sindicatos están apoyando pero son las personas que no habían participado en las luchas las que se están empoderando y están viendo como juntas y juntos podemos cambiar las cosas. Muchos vecinos y vecinas están hablando de que ésta es la oportunidad para crear tejido social en el barrio y hacer fuerza para que nuestras voces sean escuchadas.

¿Qué presencia ha tenido el movimiento feminista en las movilizaciones?

Desgraciadamente, el movimiento feminista en Burgos tiene muy poca fuerza y su presencia se reduce, en el momento actual, a las movilizaciones en defensa de la interrupción voluntaria del embarazo. Lo cual no quiere decir que aquí no estemos luchando personas feministas, que aportamos nuestras ideas.

¿Qué presencia han tenido las reivindicaciones feministas en las movilizaciones?

Es muy difícil, sobre todo porque aquí hay gente que nunca se replanteado ciertas cosas y hablar de feminismo de primeras siempre choca. Aun así en las movilizaciones se oyen cantos en defensa del aborto, y poco a poco se está consiguiendo empoderar a las mujeres del barrio para que pierdan el miedo a coger el micrófono en las asambleas y defiendan sus ideas. Por otro lado, desde el primer momento hemos sido muchas las mujeres que hemos participado en primera línea, tanto en las asambleas como en las movilizaciones que se han dado en todo el barrio.

En los medios de comunicación mayoritarios se ha destacado la presencia de violencia y supuestos grupos violentos venidos de fuera de Burgos para agitar las movilizaciones, ¿qué valoración haces de ello? ¿Es Gamonal un acto de resistencia violento?

La lucha “violenta” aumentó en repuesta a la represión policial. Los medios de comunicación y el Ministerio del interior siempre intentarán desvirtuar las luchas con declaraciones como ésas, pero desde mi punto de vista no tenemos que entrar en su juego. La notoriedad que ha adquirido Gamonal es el resultado de la suma de varias maneras de luchar.

¿Cómo se ha vivido la victoria? ¿Qué repercusión crees que puede tener en otros lugares del Estado español?

Nos enteramos de la noticia de la paralización de las obras en la asamblea de la tarde del viernes 17 que fue simultánea a la rueda de prensa del alcalde, Javier Lacalle, y fue una emoción enorme, pero tenemos claro que la lucha no acaba aquí. Hay 47 personas en Burgos que han sido detenidas, conseguimos el dinero para pagar todas las fianzas pero no vamos a descansar hasta que sean absueltas de todos los cargos.

Esta lucha es una gran oportunidad para reforzar el tejido social del barrio, porque hemos visto que ¡juntas resistimos y ganamos! Además. Este triunfo es muy importante porque nos da fuerzas para continuar no solo en Burgos sino en todo el Estado. Esto es un reflejo de como cuando los y las de abajo nos unimos podemos conseguir victorias como ésta.

Cap a la creació d’horitzons estratègics des del 15-M

Sandra Ezquerra|La Directa [1] Ens trobem en un moment de desconcert en què el moviment ha perdut la iniciativa que el va caracteritzar durant els seus primers mesos de vida. L’aprofundiment de la crisi, el caràcter creixentment reaccionari de les reformes dels governs de CIU i el PP i la creixent repressió de la dissidència, tanmateix, ens plantegen la necessitat de generar respostes contundents basades en la concreció i coordinació d’objectius polítics i un horitzó estratègic.

Moltes veus dins el 15-M consideren que apel·lar a les institucions perpetua les estructures dominants, i aposten per la generació aquí i ara d’experiències contra-hegemòniques i auto-gestionades desmarcades de la lògica del mercat. Aquestes experiències presenten gran interès i potencial però resulta dubtós que puguin vèncer per si soles el capitalisme. Malauradament no ens trobem en un moment de poder construir una societat perfecta sinó d’esdevenir moviment real que qüestioni des d’una perspectiva global l’ordre existent. El rebuig a interpel·lar les institucions ignora que l’autogestió no és inherentment emancipadora a menys que es doni de forma generalitzada i obvia que mentre el poder polític mantingui intactes els interessos del capital hi haurà serioses limitacions per qüestionar l’ordre existent. El nostre objectiu no hauria de reduir-se a crear petites illes “fora” del capitalisme sinó aspirar a que TOTES puguem construir i viure en un món radicalment diferent a l’actual.

Altres veus del moviment defensen la persecució de reformes com a principal raó de ser i, front això, hauríem de planejar-nos si ens volem conformar amb una concepció de la política com a gestora del possible. L’Estat no sol realitzar concessions en temps de recessió i la veritable naturalesa de la crisi elimina qualsevol possibilitat d’una sortida institucional de caràcter democràtic.

Dit això, és cert que les demandes de reformes no són en si mateixes ni reformistes ni transformadores: això depèn del seu potencial i finalitat o, en altres paraules, de si incrementen la consciència i la mobilització o, per contra, les contenen i desvien. No és contradictori treballar per construir ponts entre remeis immediats i una voluntat de canvi en profunditat. Més enllà, per exemple, de les energies centrades en la Iniciativa Legislativa Popular per la dació en pagament, durant els últims mesos el moviment ha realitzat desenes de paralitzacions de desnonaments i alliberaments d’edificis, els quals han visibilitzat davant molta gent la compulsiva generació de misèria i sofriment per part del sistema. Aquest procés no ha de constituir una estratègia alternativa a la política de demandes sinó que pot ser complementari. El potencial transformador de les dues tàctiques no rau tant en els seus èxits a curt termini sinó més aviat en què, lluny de fer-nos creure que el capitalisme pot garantir el dret de totes les persones a un habitatge digne, ens mostren cada dia amb més claredat que s’alimenta de l’especulació i la creixent desigualtat que ell mateix genera.

Així, moltes de les reivindicacions i accions gestades en el 15-M poden contribuir a acumular forces mitjançant la creació de les condicions de pedagogia, reflexió i acció necessàries perquè cada vegada més persones prenguin consciència dels límits del sistema i decideixin sobrepassar-los. El 15-M és prou plural i flexible com per fer això des de diferents fronts: caben en ell manifestacions massives, accions directes, consultes populars, i molt més. Només hem de coordinar-nos sobre la direcció en la que volem que tot això ens dugui. Necessitem passar de la inèrcia a la tàctica i, d’aquesta, a l’estratègia.

El 15-M no pot ni ha de conformar-se amb canvis purament quantitatius ni amb crear petites illes “fora” del capitalisme. No es tracta d’esmenar la realitat ni tampoc d’evadir-se d’ella, sinó d’utilitzar totes les eines al nostre abast per seguir agrupant a milers de persones, despertar la seva consciència i convèncer-les de la possibilitat i inevitabilitat de transformar radicalment la seva, la nostra, realitat. La de totes.

[1] Article aparegut a La Directa, núm. 263

Stop retallades, Stop desnonaments, Stop repressió, Stop injustícies!

“De la indignació a l’acció”. Aquest és el lema sota el que la manifestació internacional del dissabte 15 d’octubre transcorrerà a Barcelona. Fidels al missatge, les assemblees de barris, ciutats i pobles de tot el territori català van realitzar ahir a la nit una acció sincronitzada per seguir amb la seva política de reivindicacions i fer una crida, al seu torn, a una participació massiva de la ciutadania a la manifestació internacional de demà contra una política d’austeritat que redueix els drets socials a una lògica mercantil.

D’aquesta manera, aquest matí de divendres, la ciutat de Barcelona i nombrosos municipis catalans s’han despertat amb centenars i milers de senyals de trànsit d’STOP o prohibit, entre d’altres, plenes d’adhesius en els que figures les paraules “retallades”, “desnonaments”, “redades”, “repressió”, “precarietat” i així fins arribar a 15 lemes diferents. En els adhesius també figura una invitació a anar a la manifestació de demà a plaça Catalunya a les 17hores, que transcorrerà per diversos carrers de l’Eixample fins arribar a Arc de Triomf. El 15M català, malgrat la forta onada repressiva a la qual està sotmès, torna a sortir als carrers amb força i, a jutjar pel lema de la gran manifestació del dissabte, això no ha fet més que començar.