Mes: Març de 2010

Las espaldas sobre las que descansa el sistema

Las suyas son las espaldas sobre las que descansa el sistema, la economía, la sociedad. Y sin embargo, su trabajo es el más escondido, el más ignorado, el más despreciado. Las trabajadoras conocidas como empleadas del hogar limpian nuestras casas, cuidan de nuestras hijas, acompañan a nuestros mayores, nos dan un respiro, cien respiros, mil descansos. Son la falsa solución a la crisis de los cuidados; la pieza clave e invisible de la mal llamada conciliación entre vida familiar y laboral; entre hombres y mujeres; entre producción y reproducción; entre público y privado. Sin ellas todo se colapsaría. Todos lo haríamos.

A pesar de su papel fundamental en la perpetuación del capitalismo y en la reproducción de la vida y de la sociedad, su trabajo se ve (infra)rregulado en la actualidad por un Real Decreto 1424/1985 y un Régimen Especial de la Seguridad Social que las condenan a la precariedad laboral extrema y a la vulnerabilidad vital. Las indemnizaciones por despido para estas trabajadoras se sitúan entre 0 y 20 días frente a las del resto de trabajadores (entre 20 y 45 días), e, independientemente de la jornada laboral que tengan, sólo pueden acceder a una cuota única a la Seguridad Social de 157,08 euros al mes. Las trabajadoras del hogar sólo cobran la baja a partir del día 29 y no tienen derechos en caso de sufrir un accidente de trabajo o de perder su empleo. El RD 1424/1985 también legaliza la ausencia de contrato laboral escrito en este sector, así como el pago en especie de parte del salario a cargo del alojamiento y la  manutención en el caso de las trabajadoras internas. Asimismo, el Real Decreto establece el “tiempo de presencia” como una serie de horas más allá de la jornada laboral regular durante las que las trabajadoras pueden verse obligadas a trabajar sin que el empleador tenga que remunerarlas por ello.

Con claras reminiscencias feudales, la actual (infra)rregulación del trabajo doméstico en el Estado español es sintomática del papel histórico que la invisibilización, marginación y precarización de esta actividad han tenido y continúan teniendo en la reproducción del sistema. Es también sintomática de la importancia que la opresión racial y de género tienen, y han tenido siempre, en la organización de la economía y de la sociedad: para que todxs podamos ser explotadas y vivir el espejismo de una vida con algo de ocio y bienestar, resulta imprescindible que otras sean oprimidas y explotadas más aún. Mientras que en la actualidad presenciamos desolados los ataques contra los avances resultantes de años de lucha sindical y obrera, nos vemos obligadas a reconocer que las otras trabajadoras, las que laboran en la penumbra, no pierden derechos porque nunca los tuvieron, y en la actualidad se movilizan para romper de una vez por todas las cadenas de la esclavitud, de la invisibilidad y del silencio.

Por todo ello, y porque la revolución ha de traer la emancipación de todas y todos, les brindamos nuestro apoyo y nuestra solidaridad. Su lucha, como no podría ser de otra manera, es nuestra lucha también.

Un 8 de març passat per gel

Crònica de la manifestació pel Dia Internacional de les Dones Treballadores a Barcelona

Qui ens ho anava dir? Feia quasi trenta anys que no nevava amb aquesta intensitat a Barcelona i precisament ho havia de fer el 8 de Març, cita ineludible per a totes i tots els feministes de la ciutat. El dia, particularment la tarda, va ser una creuada constant i frenètica d’Emails i trucades de les dones de la Comissió 8 de Març, entre cares atònites davant la intensitat de la nevada, debatent sobre el que s’hauria de fer amb la manifestació. Ens treien el so i la il•luminació de la Plaça Sant Jaume davant el perill que creava la neu; la interrupció d’alguns serveis de ferrocarrils, així com el bloqueig d’algunes carreteres, feia que fos molt difícil arribar a la manifestació des de fora de la ciutat; la neu i el gel dificultaven el desplaçament a peu pels carrers. L’empitjorament del temps li anava traient poc a poc al dia el seu color.

Malgrat tot això, però, es va estar d’acord en què no podíem marxar a casa sense haver celebrat, cridat, reivindicat el nostre dia. No podíem marxar a casa sense haver sortit al carrer el 8 de Març.

Les que, malgrat les enormes dificultats, vam poder arribar a Plaça Universitat, vam decidir finalment continuar la manifestació com havia estat inicialment previst. Com ho fem sempre. Acompanyades per unes 400 persones, i davant els ulls mandrosos de la Guàrdia Urbana, vam baixar per la Rambla, com cada any, como si no nevés, como si els carrers no estiguessin plens de gel, com si no fes un fred que tallava la respiració, per acabar pujant pel carrer Ferran i arribant a la Plaça Sant Jaume. Amb els peus mullats vam cantar els lemes de sempre i altres que inventàvem sobre la marxa: contra la crisi, contra el patriarcat, contra les jerarquies eclesiàstiques i la seva hipocresia, contra la lesbofòbia, contra la violència de gènere, contra l’heteronormativitat, contra la nova llei d’avortament, contra la precarietat de les dones, contra el capitalisme heteropatriarcal, imperialista i racista.

Un cop a la Plaça Sant Jaume, envoltades de totes aquelles i aquells que van poder ser allà amb nosaltres, en condicions més precàries que mai, però contentes d’haver-hi arribat, vam llegir el manifest, Nosaltres, Alternatives Feministes. Allà, i entre crits que ni tan sols el gel i el fred havien aconseguit fer callar, vam tornar a deixar clar, que, peti qui peti, nevi on nevi, la lluita continua sent nostra, de totes les dones, i que la revolució, serà feminista o no serà!!

“El moviment feminista no està passat de moda”

Entrevista amb El Debat, per Gemma Vialcanet

La manifestació del 8 de Març és ja un clàssic, una cita habitual i emblemàtica per a milers de persones. Col·lectius, dones a títol personal, organitzacions feministes i d’altres sectors dels moviments socials surten al carrer per defensar els drets de les dones. Però en un moment en què les dones ja s’han incorporat plenament en el món laboral, sorgeixen veus que qüestionen accions d’aquest tipus. En aquest context, Sandra Ezquerra, membre de la Comissió 8 de març reivindica que el “feminisme no està passat de moda” i que encara hi ha molt camí per récorrer.

Encara cal un dia com el 8 de març?

Per suposat, sí que cal. Actualment circula un discurs, sobretot en els mitjans, que diu que ens trobem en l’era postfeminisme, que les dones ja han assolit la plena igualtat i que el feminisme ja està obsolet, però no és veritat. El feminisme no està passat de moda, encara cal denunciar l’opressió i la discriminació que milions de dones segueixen patint avui en dia. D’aquí també ve una mica el lema que defensem: ‘Nosaltres som feministes, i tu?’, reivindicant que el feminisme segueix sent necessari i segueix estan vigent.

Enguany es compleix el primer centenari de la proclamació del 8 de Març com a Dia Internacional de la Dona Treballadora. Quines són les reivindicacions principals?

A banda de reclamar la vigència del moviment feminista, la manifestació d’aquest any es centra en la denúncia dels efectes que la crisi està tenint sobre les dones. Es deia que la crisi estava afectant més als homes, però en una segona etapa la recessió va arribar al sector serveis, majoritàriament ocupat per les dones. Les taxes de contractes parcials en dones són més altes que en homes, la precarietat i la conciliació laboral són altres problemes. La crisi té rostre de dona i calen respostes femenines.

Quines respostes calen en aquest camp?

Inversió i més inversió en polítiques socials i serveis públics gratuïts i de qualitat: serveis sanitaris, educatius i de cura de les persones. La crisi no pot ser una excusa per retallar els drets que s’han aconseguit. Cal un reconeixement de les tasques de la cura de les persones, les llars i la seva socialització completa; els mateixos drets per a totes les persones, així com una educació que qüestioni activament l’estructura patriarcal i heterosexista.

La violència de gènere és un altre dels problemes més greus de tots els temps?

Cal dir que el moviment feminista no acaba de tenir consens en matèria de violència de gènere. Hi ha punts de vista que diuen que les lleis actuals són bones, però que no hi ha diners; i n’hi ha d’altres que diuen que l’actual Llei de violència de gènere no és suficient. El que sí que està clar és que és un problema greu, molt relacionat amb el canvi dels processos socioeconòmics i amb la incorporació de la dona al mercat de treball. Els homes de cop ja no són els qui sostenen la família i les dones guanyen en autonomia. Tot això fa trontollar el sistema i model tradicional.

Com valores la Llei de l’avortament recentment aprovada pel Govern Zapatero?

Una cosa positiva és que introdueix que les dones puguin avortar fins les catorze setmanes sense donar explicacions. De totes maneres, amb aquesta llei no s’ha despenalitzat l’avortament ja que segueix veient-se com un delicte i no estem davant un dret lliure. Tampoc es garanteix la gratuïtat. Pel que fa a la qüestió de les nenes de 16 i 17 anys és contradictori. Es considera que són prou madures per ser mares i no per poder avortar.

Davant el sentiment de postfeminisme, com atreure ara l’atenció no només dels mitjans, sinó també de les pròpies dones?

Un dels punts claus és apropar el feminisme a la vida quotidiana de les dones i de les joves perquè vegin el feminisme com una qüestió rellevant de la seva vida més intima i del dia a dia. Ser conscients per exemple, d’allò que significa anar a l’escola i que poc a poc, s’aprengui un rol de gènere sense donar-se compte. En aquest sentit, hem d’acostar-nos a les dones joves perquè les que pugen ara són les activistes del demà, són les que agafaran el testimoni i seguiran la lluita.

Quina és l’assignatura pendent?

Ens hem acomodat com a societat en un discurs de la igualtat formal i hem donat per suposat que automàticament volia dir igualtat, però hem de seguir empenyent. La igualtat sobre el paper no vol dir igualtat de facto, real o social. Aquest discurs de la igualtat formal ha fet molt de mal al feminisme perquè ha fet sentir a molta gent que la lluita estava guanyada, que la batalla ja estava lliurada i que no calia continuar-la. No és veritat. Ho demostren els fets.

Enllaç a l’entrevista a Eldebat.cat aquí

 

A propósito de las crisis ¿qué pasa con la de los cuidados?

Sandra Ezquerra. Llevamos ya más de un año hablando de crisis y, frente a la versión oficialista de los medios de comunicación y la clase política profesional, los movimientos sociales y la izquierda anticapitalista siguen insistiendo en su carácter sistémico y multidimensional. Lejos de ser un mero tropezón en el imparable avance del capitalismo global, la presente crisis responde a las propias contradicciones internas del sistema y su tendencia innata hacia la creación destructiva. Ello hace que sus efectos se multipliquen y que, desde distintos sectores, se esté hablando no únicamente de crisis económica o crisis financiera, sino también de crisis ecológica, crisis alimentaria o crisis climática. Pocas veces, no obstante, se menciona otra cara de la crisis del sistema: una que evidencia de forma especialmente directa la irresoluble contradicción entre la lógica del beneficio económico y la del bienestar de las personas, y que, teniendo en cuenta que las mujeres hemos sido, de manera histórica, las principales responsables de cuidar a los y las que nos rodean, nos golpea a nosotras de manera particularmente dramática.

Numerosos países occidentales, entre ellos el Estado español, sufren desde hace años lo que se ha venido a llamar la crisis de los cuidados o la puesta en evidencia de la incapacidad social y política de garantizar el bienestar de amplios sectores de la población. Dicha crisis ha sido resultado de la entrada generalizada de las mujeres en el mercado laboral durante las últimas décadas, del envejecimiento progresivo de la población y de los efectos privatizadores que décadas de políticas neoliberales han tenido sobre el Estado del bienestar. Estos factores, junto a los nuevos modelos de crecimiento urbano, que a menudo han derivado en la desaparición de lugares y procesos colectivos del cuidado, así como la precarización y la atomización de nuestras vidas cotidianas, han multiplicado las cargas y responsabilidades de muchas mujeres con familiares en situación de dependencia, y han visibilizado la creación de un vacío de presencia y de cuidado para numerosas personas en situación de autonomía restringida. Todo ello ha puesto de manifiesto la insostenibilidad de la organización tradicional del cuidado, que ha sido realizado históricamente por las mujeres de forma invisible y no remunerada, así como la necesidad acuciante de redistribuir de una forma socialmente justa y colectiva la responsabilidad por el bienestar de las personas.

Sin embargo, ante esta situación, la respuesta de los distintos actores implicados ha sido profundamente decepcionante, ya que el trabajo de cuidado continúa considerándose una tarea inherentemente femenina a la vez que socialmente marginal y económicamente irrelevante. Si bien recientemente en el Estado español hemos presenciado un cierto aumento de escuelas infantiles o la aprobación de la Ley de Dependencia, estas medidas han sido insuficientes y no cuestionan la división sexual del trabajo. Además, quedan diluidas tras la imparable implementación de las políticas neoliberales de privatización, liberalización y desregulación de los servicios públicos. Por otro lado, las empresas siguen evitando cualquier tipo de cambio real que las aleje de su lógica del beneficio económico y, ante el debilitamiento de la familia extensa como red de apoyo fundamental y la persistente evasión de responsabilidades por parte de los hombres, las mujeres seguimos siendo consideradas como las principales abastecedoras del cuidado en el marco de la familia. Ello se da de manera paralela a nuestra sobreexplotación específica en el mercado laboral y a la multiplicación de la doble presencia femenina. Las más privilegiadas, ante la dificultad de obtener apoyo por parte del Estado o de sus compañeros, recurren al mercado para comprar un cuidado que en gran medida es llevado a cabo, en condiciones de gran precariedad, por mujeres inmigrantes.

Si bien los Estados occidentales evaden su responsabilidad a la hora de proporcionar soluciones públicas y sociales a la crisis de los cuidados, no muestran ningún pudor a la hora de diseñar leyes de extranjería que canalizan la entrada de mujeres inmigrantes a la Europa Fortaleza, incluyendo el Estado español, ofreciéndoles como única oportunidad laboral y vital la realización de unas tareas domésticas y de cuidado respecto a las que todo el mundo se está lavando las manos. Pero el escenario es aún más complejo: la llegada de cuidadoras extra-comunitarias al Estado español no es más que el resultado del creciente éxodo de millones de mujeres de países del Sur fruto de la restructuración económica impuesta desde Occidente y sus instituciones financieras durante décadas, que han desembocado en elevadas tasas de paro y asfixia del sector público y han golpeado de manera particularmente severa a las mujeres de esos países. Ante la imposibilidad de mantener a sus propias familias, muchas de ellas emigran a lugares como el Estado español para cuidar a las familias de otros y otras. En el marco de una creciente división jerárquica internacional del trabajo y de los derechos, mientras que estas mujeres preparan nuestras cenas, hacen nuestras camas, cuidan a nuestros hijos y acompañan a nuestros ancianos, sus hijas se crían solas durante años, hasta que acaban viniendo a substituir a sus madres, dejando, ellas también, a sus familias atrás. De esta manera, la “cadena transnacional del cuidado” se convierte en un dramático círculo vicioso que garantiza la pervivencia del status quo a la vez que invisibiliza su naturaleza excluyente.

En un momento en el que nos encontramos a punto de celebrar, de nuevo, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es importante y urgente visibilizar la crisis de los cuidados como fruto de un sistema que no incluye el bienestar de las personas en sus ecuaciones incomprensibles, de unas ideologías de género que siguen garantizando que las mujeres cuidemos de todos, de todas, de todo y de unas desigualdades internacionales que provocan el éxodo de millones de mujeres y que sirven de coartada para la mercantilización del cuidado y su imparable marginación. Hace falta un cambio ya: de expectativas, de lógicas y de sistema. Y por todo ello, en estos momentos de crisis y desesperanza, pero también de lucha y de ilusión, no tiene sentido ser antipatriarcal si no se es también anticapitalista. No tiene sentido ser anticapitalista si no se es también antipatriarcal.

Versión resumida del artículo aparecido en Diagonal, Viernes 4 de Marzo, número 121