Sobre los fallos técnicos de la ideología

Versió en català aquí

ZP nos ha propuesto prolongar la edad de jubilación. Según él, dicha medida no tiene nada que ver con la ideología, sino que responde a criterios puramente técnicos. Es decir, desde el gobierno han puesto en marcha un sistema complejísimo de ecuaciones matemáticas que, a partir de la constatación del aumento en cuatro años de la esperanza de vida, indican que o se toman medidas o dentro de unos años habrá un porcentaje insostenible de personas jubiladas dependientes de las contribuciones de las personas (laboralmente y formalmente) activas. Del impacto que esto tendrá sobre millones de persones nada dicen. Su silencio parece indicar que estamos, de nuevo, ante la presencia de “daños colaterales” enormes, pero aparentemente inevitables y necesarios para el avance del sentido común y la racionalidad.

No sé. Quizás pensaron que si nos decían que las medidas eran puramente técnicas y resultado de datos estrictamente objetivos nosotras diríamos, “ah bueno, si no hay otro remedio entonces vale”. No obstante, como ya ha explicado Vicenç Navarro, el incremento del índice de esperanza de vida no se traduce de forma automática en que todo el mundo vaya a vivir muchos más años, sino que es también resultado de la reducción en la mortandad infantil, con lo cuál el criterio pretendidamente puramente técnico del gobierno adolece precisamente, y valga la redundancia, de un grave, gravísimo, fallo técnico.

No me sorprende. ¿Acaso no lleva tiempo el Sistema justificándose y perpetuándose sobre la falacia de la inevitabilidad que la supuesta objetividad científica alimenta? Nos han colocado contrarreforma tras contrarreforma con el argumento thatcheriano de que “No Hay Alternativa”. Y lo más trágico es que no solo llevan años intentando aniquilar cualquier atisbo de propuesta, de visión, de esperanza que se salga de los (estrechos) parámetros del imaginario capitalista, sino que además dichos parámetros son resultado de cálculos erróneos y de mentiras: no sólo nos intentaron arrebatar la imaginación sino que, además, su imaginación, la que lleva años contorneando la Realidad, es fruto de un delirio, de una suma mal hecha, de un ‘hacer la vista gorda’. Esto, y me permito aquí un momento de ingenuidad, es mucho más grave que las manipulaciones resultantes de intereses partidistas: ZP no sólo nos está mandando a nosotras, que al fin y al cabo no contamos tanto, a la mierda. Los está mandando a todas, a todos, a todo. Ha renunciado, si alguna vez tuvo intención alguna, a hacer política y se conforma, como tantos otros y tantas otras, con gestionar un sistema ingestionable desde una visión cortoplacista que no solo es suicida sino sobre todo asesina.

Porque hacer política de verdad significa, como bien dice Zizek, cambiar los parámetros de lo “posible” en la constelación existente. Y puestas a hacer eso (y puestas también a sumar, multiplicar, dividir y restar bien), las soluciones verdaderamente técnicas y objetivas a las crisis quizás deberían pasar, sólo para empezar, por hacer, con todos los cambios estructurales que ello conllevaría, que las paguen quiénes realmente las han provocado. Esto no crearía más que pequeños “daños colaterales”, ya que los culpables, comparados con el resto, constituyen una ínfima minoría: Matemática pura; como que 99 + 1 = 100. Y sería sólo el principio, el inicio del camino del cuestionamiento de lo que parece posible y de lo que realmente lo es.

2 comments

  1. Cuando “Bambi de hierro” justifica la medida no como política, si no como un criterio puramente técnico, es una vuelta de tuerca más en lo que podríamos denominar “dictadura de los tecnocratas”, estos se sienten cómodos en convertir un País en una empresa a los ciudadan@s en números y los gobiernos en consejos de administración. La renuncia a la ideología es la enésima celada del capitalismo.
    Frente a estas agresiones, recordar a Rosa Luxemburg “Socialismo o Barbarie” !!!!

  2. perfecte! només faltaria que les tècniques no formessin part de la ideologia i la política! bon article i coronat amb Zizek que, en una cita similar, ja parlava d’allò de que la felicitat i la lluita per fer-la possible estava més relacionada amb els paràmetres que la defineixen i la necessitat d’alterar-los. Tornant a la “tècnica”, ver per on que aquesta és la justa mesura de la micropolítica en la seva aplicació, o sigui la zona concreta i més objectivable de la ideologia.
    Salut i “per un feminisme anticapitalista!” cada dia.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s